Otto Warburg. La respiración celular y el cáncer.

   En 1931, Otto Heinrich Warburg (1883-1970) doctorado en medicina y química, recibió el Premio Nobel de Medicina por haber hallado la causa primaria y la prevención del cáncer en base a su investigación sobre la respiración celular. Lo extraño de este logro trascendental para y por la Humanidad es que este descubrimiento quedaría silenciado. Así es, no fue difundido al público, y sigue sin difundirse, como muchos otros avances que iremos viendo. Por suerte, gracias a internet como principal herramienta al servicio de todos podemos compartir esta vital información.

   El Dr. Warburg fue uno de los grandes científicos de la época, pionero en introducir las disciplinas de la física y química en la medicina, pues en esta época ambas disciplinas estaban orientadas al mundo inorgánico. Uno de sus grandes logros fue demostrar que las células utilizan oxígeno. Precisamente el Premio Nobel de 1931 le fue concedido por sus investigaciones en la respiración celular, este nuevo avance sobre el funcionamiento metabólico del cáncer permitió abrir y desarrollar una táctica nueva en la lucha y prevención no sólo del cáncer sino de muchas enfermedades. Las investigaciones de Warburg abrieron el camino a la comprensión de los procesos orgánicos a nivel bioquímico, al igual que otros investigadores señalaron posteriormente. Dedujo que subcarencias de micronutrientes y elementos específicos como la vitamina B y el hierro podían desatar el cáncer. Hoy sabemos que hay más causas implicadas, pero lo singular de la fórmula de Warburg reside en proponer reforzar la dieta con micronutrientes específicos de los alimentos para prevenir el cáncer. Al final de su vida consideró que había micronutrientes responsables de desequilibrios que podían causar el cáncer, poniendo verdadero énfasis en los alimentos que ingerimos.


   Sin darse cuenta estaba abriendo las puertas de un universo nuevo en el conocimiento de las enfermedades y en el modo de curar, un nuevo concepto de medicina, porque buscaba las causas reales y no disimular síntomas, buscaba la curación a nivel celular porque es aquí donde surge la enfermedad. Hallar las causas del desorden y un modo de restaurar el equilibrio/salud mediante una correcta ingestión de “micronutrientes” que necesitan las células. El organismo necesita siempre micronutrientes para su correcto funcionamiento, para que se compensen los desequilibrios. Por esto puede considerarse al Dr. Warburg como un precursor de la futura nutrición ortomolecular que crea más tarde Linus Pauling. En efecto, la pretensión de curar el cáncer mediante una corrección molecular significa una vía de desarrollo muy prometedora en la lucha contra el cáncer, hoy ya está siendo aplicada con éxito, lo que debe preguntarse el lector es porque no sabe nada de esto: porque es revolucionario y acaba colocando a la Naturaleza como principal fuente proveedora inagotable (hay miles de sustancias beneficiosas y muchas más por descubrir). Estas sustancias naturales -micronutrientes- son mucho más eficaces, libres y seguras que los fármacos de alta toxicidad (sintéticos), patentados y que son ya la cuarta causa de muerte por efectos secundarios en los países avanzados.

   Es preciso destacar que el mérito de Warburg en lo que refiere al modo de tratar una enfermedad sigue siendo, casi un siglo después, silenciado por la medicina convencional. Aunque muchos médicos están admitiendo los beneficios de utilizar sustancias naturales mucho más eficaces y seguras que los fármacos sintéticos, para la mayoría la dependencia o vínculos con una de las industrias más poderosas de la Tierra, les hace vulnerables al hecho de reconocer que el actual camino de la medicina actual farmacológica y las terapias de impacto o intoxicación masiva en la lucha contra el cancer son un fraude a pesar de ser vendidas como un éxito. La casi totalidad de las investigaciones financiadas y anunciadas por las farmacéuticas como avances han sido imposibles de replicar, lo que significa que no hay interés alguno por buscar nuevos caminos más precisos, eficaces e incluso más baratos, no hay interés por remover la obsoleta pero fructífera industria del cáncer.


   Las conclusiones expuestas en su obra Metabolismo de los tumores apuntan a un hecho obvio, que la dieta basada en alimentos procesados (industrializados) acidifican en alto grado el organismo, lo debilita y enferma. Y todo empeora más si sumamos la falta de ejercicio. He aquí algunas de las conclusiones de Dr. Warburg:


"El cáncer es consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida antifisiológico"


   La clave de su descubrimiento reside en el estudio celular, confirmó que las células sufren graves alteraciones cuando varía su PH natural (ligeramente alcalino). Los alimentos procesados (industriales, hoy día más desnaturalizados que nunca y repletos de aditivos, decenas de miles circulan sin control alguno, no da tiempo a probarlos para eso está el consumidor cobaya), lo habitual es que crean en el organismo un entorno de acidez que enferma a las células porque la acidez expulsa el oxígeno. En esencia, en la salud celular las sustancias ácidas rechazan el oxígeno y las sustancias alcalinas atraen el oxígeno.


"La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de la misma moneda. Cuando usted tiene una, usted tiene la otra... / ...privar a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas puede convertirlas en cancerosas"



"Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno, una regla sin excepción... / ...los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos"



   De este modo Otto Warburg demostró que todas las formas de cáncer tienen 2 características fundamentales:

-1-. La acidosis.
-2-. La hipoxia (falta de oxígeno).


   Mientras las células sanas viven en entorno alcalino y oxigenado que les permite un normal funcionamiento, las células cancerosas viven en un entorno muy ácido y carente de oxígeno.


"La causa principal del cáncer es la sustitución por las células del cuerpo de la obtención de energía con oxígeno por su obtención fermentando azúcar".

   Las revelaciones siguen siendo fascinantes, en el estudio también halló que las células cancerosas no respiran oxígeno y no pueden soportar la presencia de altos niveles de oxígeno. Las células cancerosas sobreviven gracias a la glucosa (siempre y cuando el entorno esté libre de oxígeno). Esto significaría que el cáncer no sería más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar sobreviviendo en un entorno ácido y carente de oxígeno.


"Todas las enfermedades son ácidas y donde hay oxígeno y alcalinidad no pueden existir enfermedades, incluido el cáncer".



   Sin duda el descubrimiento de Warburg advertía sobre el mal camino que la industria agroalimentaria ha seguido, y hasta que punto desastroso para las sociedades industrializadas. El resultado ha sido, como el cumplimiento de la peor profecía, una auténtica epidemia de enfermedades, entre las más importantes: las cardiovasculares y el cáncer, que nunca antes habían supuesto una plaga para la Humanidad. Es interesante señalar que décadas antes otro premio Nobel de medicina, el Dr. Elías Metschnikkof (1845-1916) en referencia a los cambios radicales en la forma de alimentación, empleo de primeras latas de hojalata y desarrollo de métodos de envasado a gran escala a lo largo del siglo XIX, reconocía que el verdadero progreso consistía en rechazar esta incipiente cocina moderna y en volver a las comidas simples de nuestros antepasados. Es decir, recomienda la vuelta de los crudos y la frescura de los alimentos, pues los alimentos refinados (industriales) alteran seriamente los órganos de la digestión y de la secreción. Un sabio consejo que hoy brilla por su validez.

   Ahora veamos la situación en los años 60 del siglo XX, treinta años después del descubrimiento deliberadamente ignorado de Otto Warburg. Sobre el descenso de calidad de la comida, una degradación que podemos valorar como dramática. Cada generación no puede advertir este empeoramiento porque es un proceso que vive cada persona que asume el tiempo que le ha tocado vivir, pero la evolución en lo que respecta a la calidad de los alimentos hasta hoy día (año 2012) es una situación dramática: déficit de nutrientes, exceso de tóxicos, mientras las multinacionales campan a sus anchas, imponen sus leyes y recompensan a nuestros políticos que miran a otro lado y se despreocupan de la salud de la población.

"...una gran parte de la tecnología es responsable de que la gente viva menos bien que antes. Piense en las cosas que nos vemos forzados a comer en los tiempos presentes (se refiere a mediados del siglo XX, hoy es muchísimo peor). Pollos criados en serie por ejemplo; o carne de ternera estabulada producida en granjas-factorías; y aun la cerveza y el vino elaborados según los últimos métodos de produccion masiva: todas esas cosas merman la vida. La calidad de los alimentos que la gente come o bebe en Italia o Inglaterra e incluso en Francia desciende cada año; no digamos en los Estados Unidos, donde la comida ha llegado a ser nauseabunda".

MAURICE CRANSTON (1920-1993).   


   No por casualidad, el Dr. Linus Pauling (1901-1994), una eminencia en el campo de la bioquímica que se convertiría en uno de los genios científicos del siglo XX, llegó a la misma conclusión que atribuye un déficit de nutrientes en los alimentos industrializados como un factor determinante en la causa de las enfermedades. De esta manera, el Dr. Linus Pauling sentaría las bases de una nueva medicina que recupera la famosa sentencia hipocrática "que el alimento sea tu medicina", y así nació la nutrición ortomolecular, donde se valora como factor de primer orden el potencial de los micronutrientes específicos existentes en los alimentos (vitaminas, minerales, aminoácidos) a la hora de prevenir e incluso curar las enfermedades, como lleva haciendo estas últimas décadas la medicina celular con incontestables éxitos.


Resumiendo, para el Dr. O.H. Warburg el cáncer sería una forma de superviviencia celular porque la persona ha “asfixiado” (dejado sin suficiente oxígeno) a sus células durante demasiado tiempo. Esto se produce por déficit de ciertos micronutrientes entre otras causas. Estas conclusiones de Warburg siguen vigentes a grandes rasgos en la actualidad para la época en que se realizaron.

No obstante podemos añadir que la oxigenación celular no sólo depende de un aire y agua limpios, una buena alimentación (sin aditivos, lo más fresca y menos procesada posible), exije además conocimiento de nutrición avanzada, que es todo lo contrario a lo que nos marca la propaganda o la medicicina convencional, que ni siquiera concede la importancia vital que merece la nutrición, sino que también depende del ejercicio y las emociones. Recordemos la conclusión "estilo de vida antifisiológico". No hace falta estar "matándose" con intensas sesiones de ejercicio duro, simplemente mantener una frecuente y moderada actividad deportiva, sudar un poco contribuye a la oxigenación celular y elimina toxinas ayudando a los sobrecargados y principales órganos depuradores (hígado, riñones). Recordemos la expresión "el ejercicio tonifica", en todos los sentidos. La moderación y la constancia son más valiosos y eficaces que el exceso y la irregularidad.

El estado mental, la actitud ante la vida, o la propia vida espiritual contribuye también en gran medida a un equilibrio celular. Nuestras células son también sensibles y funcionan peor, no reciben oxígeno cuando estamos ofuscados o deprimidos, en permanente estado de alteración por los problemas o insatisfacciones reprimidas y el ritmo frenético cotidiano.

Por último, la exposición a campos electromagnéticos ya no es hipotética, desde 1973 la OMS sabía que los campos elctromagnéticos tienen efectos nocivos sobre los seres vivos con multitud de efectos biológicos, la exposición crónica merma el sistema inmunitario. A día de hoy sus efectos están claramente establecidos como demuestran las numerosas resoluciones, declaraciones, llamamientos y manifiestos de comités científicos y médicos que advierten que estamos ante un grave problema de salud pública y que no se está aplicando el Principio de Precaución como señala también el informe del grupo de trabajo internacional Bioinitiative (2007/2012) que réune más de 1800 estudios.

La radiación al ser crónica y acumulativa penetra en todas las personas expuestas a dispositivos wifi, móviles, telefónos inalámbricos entre otros. Interrumpe el correcto funcionamiento biofísico, que como organismo vivo reacciona a tales agresiones de radiación artificial, si se perpetua esta agresión crónica la propia individualidad y predisposición de cada persona generará problemas específicos siendo los más vulnerables los niños, mujeres embarazadas, ancianos y personas con problemas cardíacos, varios países en todo el mundo han tomado sus propias medidas de cautela, especialmente la sustitución del wifi por sistemas con cable en los colegios, bibliotecas, hospitales. El Consejo de Europa emitió la Resolución 1815 (año 2011) que está siendo aplicada por los estados miembros más responsables. No es la primera vez que compañías, en este caso la industria inalámbrica, sesgan estudios y promueven los diseñados para bloquear y anular el avance de la ciencia médica. De hecho, no hace mucho, en décadas pasadas aquellos médicos y científicos que señalaban los riesgos del tabaco eran tachados de conspiranoicos y sus estudios eran desacreditados. Todavía puede verse en google images haciendo una sencilla búsqueda (anuncios tabaco), veremos aparecer miles de médicos, enfermeras, científicos destacando y avalando las virtudes del tabaco para la salud. Tengamos cuidado porque vivimos en una época donde la industria ha usurpado a la ciencia en gran medida.


La segunda parte de este artículo referente a los alimentos que contribuyen a la oxigenación celular ha sido retirada para una mejor ampliación en una futura publicación.



Referencias.
-CAMPOY, J.A. Cáncer, qué es, qué lo causa y cómo tratarlo.
-I Congreso Internacional de la International Society for Proton Dynamics in Cancer.
-WARBURG, O. Metabolismo de los Tumores.
-WARBURG, O. Geissler AW, Lorenz S. Action of riboflavin and luminoflavin on growing tumor cells. 1968
-WARBURG, O. Geissler AW, Lorenz S. Genesis of tumor metabolism by vitamin B1 deficiency (thiamine deficiency). 1970
-WARBURG, O. The Prime cause and prevention of cancer -Part 1 with two prefaces on prevention. 1966.
-WARBURG, O. The Prime Cause and Prevention of Cancer, Second Revised Edition. 1969
-World Association For Cancer Research.



comment 5 comentarios :

Anónimo dijo...

sin duda agradezco tu información ya que expresa la verdad en la que vivimos en un mundo lleno de falacias mi trabajo es llevar este mensaje persona por persona ya que yo trabajo con proteína aislada de soya esta será una gran herramienta en vdd te lo agradezco att: dante
por mas información mi correo es dnt_3tna@hotmail.com

Ricardo Delidaise dijo...

Espero volver a publicar pronto sobre estas cuestiones que tanto abruman a la sociedad, entre todos haremos que el público conozca que existen otros caminos incluso más eficaces y baratos para resolver y prevenir muchos problemas.

Gracias y buena suerte con tu trabajo.

Anónimo dijo...

BICARBONATO DE SODIO (UNA CUCHARADITA EN UN VASO DE AGUA DOS VECES POR DIA ) AYUDA MUCHO Y ES UN EXCELENTE PREVENTIVO ANTI CANCER

Francisco Bravo on 18 de enero de 2017, 7:02 dijo...


Eres un gran escritor Delidaise, un excelente divulgador de la ciencia. En efecto, las causas del cáncer son multifactoriales pero hay algo que sin duda se infiere a partir de todo tu correlato: el estilo de vida. Luego, el estilo de vida de hoy, el del siglo XX y XXI no existía en el pasado. ¿Porqué hay tantas enfermedades que en el pasado muy probablemente no existían en su formato más excacerbado? digamos, diabetes, diversos tipos de cánceres, demencias seniles por llegar a una elevada edad, altos índices de obesidad mórbida, caries por consumo de dulces. ¿Es por nuestro estilo de vida o porque nos imponen el estilo de vida?

Ricardo Delidaise dijo...

Muchas gracias por tu comentario Francisco. Desde luego nos imponen un estilo de vida que nos ha alejado de algunos hábitos más saludables que han sido sustituidos por otros no deseables, pero sobre todo la causa principal que veo es la exagerada cantidad combinada y persistente de químicos tóxicos o antifisiológicos que invaden nuestra vida así como los cambios radicales en la elaboración y procesamiento de la comida.

El escribir es un ocio muy trabajoso:

   Los comentarios están sujetos a una moderación con el fin de garantizar una correcta comunicación. El uso indiscriminado del lenguaje en Mayúscula, el SMS o el estilo HOYGAN no contribuyen a la claridad en los comentarios. Estos deben guardar relación con el artículo o con los comentarios previos. La colocación de SPAM o el contenido injurioso desaparecerán sin gloria alguna.

Delete this element to display blogger navbar

 
Powered by Blogger